méxico | 23 de Mayo de 2021

Las termoeléctricas de Baja California Sur son operadas con combustibles que se transportan desde el interior del país a través de barcos. Foto Raymundo León / La Jornada

Por

Por 

Raymundo León / La Jornada
La Paz, 23 de mayo.- La generación de electricidad en Baja California Sur es costosa, vulnerable y contaminante, señaló el investigador de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, Alfredo Bermúdez Contreras.

Explicó que el estado es el único de México que no está interconectado a la red eléctrica nacional, por lo que tiene que generar su propia energía a través de dos sistemas que dependen en su mayor parte de termoeléctricas, las cuales son operadas con combustibles que se transportan desde el interior del país a través de barcos.

Desde hace varios años se ha manejado la posibilidad de conectar al estado a la red eléctrica nacional a través de un cable submarino que cruzaría el Golfo de California, pero consideró que se trata de un proyecto de mil 600 millones de dólares, por lo que habría que reflexionar si es la mejor opción o si con una inversión así se pueden construir otro tipo de obras con fuentes de energía renovables como el sol, el viento o el mar, las cuales podrían ser menos vulnerables y más rentables.

El investigador comentó que los apagones del 2019 en el estado dieron cuenta de la necesidad de crecer en infraestructura para el abastecimiento de electricidad, ya que la población de Baja California Sur está en constante crecimiento.

Las inversiones en este sector normalmente se tienen que proyectar con varios años de anticipación, ya que se trata de obras grandes y costosas, por lo que hace dos años el margen de generación de energía y el consumo se redujo al mínimo lo que obligó a la Comisión Federal de Electricidad a programar suspensiones del servicio para evitar un apagón generalizado.

En cuanto a la contaminación del aire generada por las plantas termoeléctricas, dijo que es evidente porque funcionan a base de combustibles, pero indicó que no se deben perder de vista otras fuentes de emisiones de CO2 como los vehículos automotores, pues en Baja California Sur circulan alrededor de 200 mil unidades, que lo colocan como el estado con mayor índice de automóviles por persona.

El investigador concluyó que es buena noticia traer nuevas inversiones en el sector energético en Baja California Sur, pero puntualizó que también es fundamental que la sociedad contribuya al mejoramiento del ambiente con un consumo menor de electricidad y otros energéticos contaminantes.