Baja California | 21 de Abril de 2021

El presidente de Cámara Nacional de la Industria de los Restaurantes y Alimentos Condimentados, Juan José Plasencia Huerta. Foto Ana Lilia Ramírez

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez
Tijuana, 21 de abril.- Juan José Plasencia Huerta, presidente de Cámara Nacional de la Industria de los Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) de Tijuana, señaló que los restauranteros se tuvieron que adaptar a la crisis sanitaria y varios se convirtieron en “cocinas fantasmas”, es decir lugares que únicamente ofrecen el servicio para llevar.  

“Se empieza a hacer lo que son las ‘cocinas fantasmas’ que es una cocina más pequeña para sacar el menú más accesible para los temas de las apps, entonces ya puedes dar un mejor servicio, tanto a tu comensal que está presente como también a los que están en sus casas”, enfatizó.

Los restaurantes tuvieron que reajustar sus gastos de operación pues con las restricciones sanitarias, no tienen la capacidad de pagar empleados y gastos corrientes.  

En marzo del 2020 que se decretó confinamiento en Baja California los restaurantes se apoyaron de las apps de entrega de comida para intentar vender los alimentos.

“Ahora hay unas aplicaciones que aparte de lo que nos cuenta a nosotros, también les cuenta a ellos (clientes), la verdad aun nos ayuda mucho”, comentó.

De los 900 afiliados solo se registró el cierre de entre el 5 y 10 por ciento, porque se han adatado a la nueva normalidad.  

“Sí ha habido algunos cierres, algunos totales y otros parciales, no son muchos, algunos sí estuvieron cerrados durante los meses fuertes de la pandemia, que fue un lapso de 3 a 5 meses, cuando fue lo pesado, ya algunos han empezado a abrir poco a poco. Muchos han abierto solamente para llevar y algunos creo que les ha ido mejor así por la cuestión de los empleados. Han decidido trabajar en comidas solamente para llevar o a domicilio, porque les redujo el costo de operación”, detalló.

Pero algunos restauranteros de Tijuana dicen que las aplicaciones de envío de alimentos como Uber Eats, han aumentado los cobros de comisión en sus servicios de entrega de comida.  

Joel Valdez, encargado de restauran Pollo Mi Granja, dijo que en ocasiones no tenían ganancias en la venta de alimentos por plataformas porque las aplicaciones cobran hasta el 44 por ciento de comisión y los restauranteros no tienen ganancias.  

“Es demasiado elevado el porcentaje, de hecho, esa es una de las partes por la cual no nos queremos enfocar tanto en esas plataformas y hemos pensado en eliminarlas, pero si ayuda para que la gente nos conozca, no es tanto que queramos vender mucho por la plataforma porque nos quitan bastante y ya no le gana uno (…) En Uber es el 44 por ciento, en Didi y Rapid están en poco más de 20 por ciento, si hemos tenido problemas porque se saturan los pedidos o los tiempos de espera son muy largos”, contó el encargado.