Baja California | 20 de Abril de 2021

Grupo de mujeres que padecen de cáncer de mama se manifestaron frente a Hospital General para recibir respuesta al desabasto de medicamento el pasado 24 de septiembre de 2020. Foto Cristian Sánchez Berrospe / archivo

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez
Tijuana, 20 de abril.- Desde hace tres meses no hay en existencia el medicamento oncológico Faslodex para pacientes con están en tratamiento activo contra el cáncer de mama en la Unidad de Especialidades Oncología con sede en Tijuana, por ello piden ayuda al gobierno estatal para que surta el fármaco.  

“El mes pasado no me han puesto quimio porque no tenía el Faslodex, ya voy por el segundo mes y el antepasado me hicieron la quimioterapia porque mi oncólogo lo consiguió donado y el mismo me la puso (la quimioterapia)”, comentó una de las afectadas.

Patricia Guadalupe es paciente desde el 2018, dice que intentó buscar el medicamento contra el cáncer en las farmacias privadas pero el costo es de alrededor de 25 mil pesos, monto económico que no puede pagar.  

“Pero no lo puedo comprar porque vale 25 mil pesos, las inyecciones esas, las ocupo cada mes y de donde saco ese dinero, mi esposo trabaja como mecánico, es imposible conseguir la medicina comprada”, explicó.

Desde que se registró el desabato del medicamento Faslodex desde febrero, son alrededor de 50 las mujeres que no pueden realizarse quimioterapias, pues es necesario el fármaco para continuar con el tratamiento.  

Patricia Guadalupe mencionó que afortunadamente cuando se visibilizó el problema de que se descompuso el tomógrafo en la Unidad Oncológica, el sector salud solucionó el asunto y por fortuna ya tienen el equipo para realizarse estudios.  

“Ya no vamos a tener que buscar donde hacernos estudios, que costaban como entre 6 mil pesos”, aseguró.

La mujer detalló que las pacientes en tratamiento activo contra el cáncer, durante la pandemia han tenido que mantener el confinamiento para evitar enfermarse del nuevo coronavirus por ser altamente vulnerables a que se complique la enfermedad.  

Anterior a la pandemia las pacientes salían a trabajar o vender chocolates para solventar los gastos médicos, pero el SARS-CoV-2 limitó poder salir a las calles.  

“Lo menos que puedo salir a la calle, me la paso en mi casa por lo de la pandemia. Yo no puedo trabajar, mi esposo en mecánico no ha tenido trabajo”, expresó.

Hasta 2020, la Secretaría de Salud en el Estado informó que la Unidad de Especialidades Médicas de Oncología de Tijuana se atendía de manera médica a 546 mujeres con cáncer de mama, de las cuales 76 se encontraban en tratamiento activo y 570 mujeres se encontraban en vigilancia.