Baja California | 19 de Abril de 2021

El gesto de incomodidad de los candidatos se pudo ver a través de las pantallas y aunque todos estaban en las instalaciones del órgano electoral, bien pudieron haberse quedado en su casa y responder a las preguntas de Jorge Heras y Rosa María Méndez desde la cocina o el estudio. Foto Cristian Torres Cruz

Por

Por 

Mireya Cuéllar

Tijuana, 19 de abril.- Con un trato “superficial” de todos los temas, “bien aburrido”, “sin aportación de ideas o propuestas”, transcurrió el primer debate de los siete candidatos a la gubernatura -según sus propias palabras- organizado por el Instituto Estatal Electoral de Baja California (Ieebc) la noche del domingo.

El gesto de incomodidad de los candidatos se pudo ver a través de las pantallas y aunque todos estaban en las instalaciones del órgano electoral, bien pudieron haberse quedado en su casa y responder a las preguntas de Jorge Heras y Rosa María Méndez desde la cocina o el estudio.

La seguridad, una de las mayores preocupaciones del ciudadano, no fue tema, y la salud, aunque estuvo en la mesa, no alcanzó a tomar altura.

Dos horas, 33 minutos y 59 segundos estuvieron frente a la cámara Marina del Pilar Ávila Olmeda, Jorge Hank Rhon, Lupita Jones Garay, Carlos Atilano Peña, Victoria Bentley Duarte, Alcibíades García Lizardi y Jorge Ojeda García, en un ejercicio sin momentos memorables. “Debió ser bien aburrido verlo”, les soltó Hank a los reporteros al final del encuentro.

De hecho, los candidatos se vieron más sueltos en una pasarela al final del “debate” organizada en la pequeña explanada del instituto.

Fue ahí donde Hank Rhon, de Encuentro Solidario, se compadeció de quienes por obligación debieron ver el intercambio. Y aprovechó para externar que no le gustó el trato a Marina del Pilar -sin mencionarla por su nombre- porque “el loquito y su partido es una cosa y ella es otra”. Puntera en la contienda, Ávila Olmeda fue el objetivo a golpear por Lupita Jones, Victoria Bentley y Carlos Atilano. Ella, por su parte, no dejó de ubicar a la ex Miss universo como la aspirante del “PRIAN”, dándole en el punto más vulnerable porque quiere desligarse de los partidos que la postulan y ser vista como “candidata ciudadana”.

Y a los periodistas que guiaron el debate les respondió en más de una ocasión que fueran a preguntarle a “él” cuando le pidieron responder por decisiones que ha tomado el gobernador Jaime Bonilla.

García Lizardi, de Movimiento Ciudadano se quejó al final de un formato que no permitió el análisis “profundo” de los temas. Preguntó: ¿Por qué hay que creerles a los partidos de siempre?

Lupita Jones, durante el debate y ante la prensa, tuvo que sacudirse la sombra del PAN y del PRI. Insistir en que nunca ha estado afiliada a un partido político y que “a ellos (los panistas) les toca limpiar lo que hicieron con anterioridad”.

Fue unánime el rechazo a la “privatización” del Club Campestre de Tijuana aunque Marina matizó con el argumento expresado por Jaime Bonilla en el sentido de que los socios nunca pagaron el terreno; también hay consenso en revivir la Secretaría de Turismo.

Victoria Bentley, de Redes Sociales Progresistas, le recordó a la aspirante de Morena que “ya” le ganó en 2016, cuando compitieron por un distrito local. La ex líder de los burócratas fue entonces candidata del PAN, después se alió con Morena en el Congreso local y trabajó con el bonillismo. La periodista Rosa María Méndez le cuestionó su flexibilidad política y ella respondió que trabaja “donde me inviten”.

Jorge Ojeda, de Fuerza por México, quiere que todos se eduquen para ser “empresarios exitosos como yo”, combatir la “ociosidad” y “pensar como ricos”.

Hank buscó posicionar una frase; “ratas no voy a tener en mi gobierno” y ya frente a la prensa, a la hora de hacer el balance del debate, dejó ver su estrategia; “se les cayó el ídolo malo”.

Marina del Pilar se la pasó a la defensiva, librando golpes. “Sabíamos a lo que veníamos porque conocemos la desesperación de los otros”. Reiteró que va a evaluar su asistencia al próximo debate porque el formato no permite “aportación de ideas”.