méxico | 13 de Mayo de 2021

Durante su conferencia del 7 de mayo, el presidente López Obrador mostró las tarjetas que un candidato ha entregado durante su campaña electoral. Foto José Antonio López / La Jornada

Por

Por 

Fabiola Martínez y Néstor Jiménez / La Jornada

Ciudad de México, 13 de mayo.- Al señalar que no tiene nada que ocultar y cualquier organización internacional puede venir al país a indagar temas, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que debe ser la Fiscalía General de la República -y no el Instituto Nacional Electoral- la que determine si es legal o no la entrega de tarjetas por parte de candidatos a cargos de representación popular.

En la conferencia de prensa matutina se le hizo mención que el candidato del PRI al gobierno de Nuevo León, Adrián de la Garza, viajó a Washington para interponer una denuncia en su contra en la Organización de Estados Americanos (OEA), por presunta intromisión en el proceso electoral.

“Eso de la OEA me hace recordar una canción del finado Carlos Puebla pero ahí se las dejo de tarea”, respondió en principio, al citar al cantautor cubano, identificado como cronista de la revolución de esa nación, intérprete de la canción Y en eso llegó Fidel, y Hasta siempre comandante, dedicada al Che Guevara.

Luego comentó: “Miren, nosotros no tenemos nada que ocultar, nosotros estamos luchando por la democracia, queremos la transformación del país, estamos en contra de la corrupción y puede venir cualquier organización, tenemos las puertas abiertas, no impedimos a nadie que observe lo que está sucediendo en el país, no hay censura para nadie”.

Acerca de las tarjetas, agregó, pues estamos obligados a denunciarlo porque consideramos que es un delito pero esto lo va a resolver la autoridad correspondiente, la Fiscalía, en investigación de oficio.

Expuso la importancia de la FGR y su decisión de si es o no un delito.

“Yo considero que sí, no solo es una violación legal sino una inmoralidad porque el voto tiene que ser libre, la elección tiene que ser limpia.

En los pueblos de Oaxaca, de usos y costumbres, no hay campaña, no andan queriendo convencer a los ciudadanos; es la asamblea la que decide quien va a dar el servicio, entonces, ojalá esto mejore y se ventile, se castigue, sea quien sea, del partido que sea”, subrayó.

Señaló que no presenté denuncia formalmente -del caso De la Garza, expuesto varias veces en la conferencia mañanera- porque la fiscalía debe actuar de oficio.

Se le comentó que un consejero del INE considera que la entrega de esos plásticos no es delito porque no las dan con fondos monetarios.

El Presidente dijo al respecto que es la opinión de un consejero pero insistió en que el particular lo debe resolver la fiscalía.

En ese contexto criticó de nueva cuenta al INE y subrayó que los consejeros están ahí desde tiempo atrás pero para impedir la democracia.

“El presidente del INE, este consejero (Ciro Murayama) firmó un manifiesto avalando el fraude electoral de 2006.

“Entonces, ¿cómo pensar de que es demócrata. Además, se han hecho de la vista gorda siempre, eso ya es sabido. Afortunadamente la democracia no depende de ellos.

“Ellos pueden poner obstáculos para que haya democracia, pero la democracia la hace valer el pueblo, como sucedió en las elecciones de 2018, es la gente, es el pueblo, el motor del cambio y en este caso el cambio democrático.

“Entonces, todos estos aparatos en un sistema antidemocrático los crearon para impedir que el pueblo tenga las riendas del poder en sus manos, siempre repito: demos es pueblo, kratos es poder, por eso es democracia, es el poder del pueblo y aquí en nuestro país no había democracia porque el pueblo no tenía el poder”.

“¿Quién tenía el poder en México? - añadió- Los potentados, los políticos corruptos, los traficantes de influencias, los intelectuales orgánicos, la prensa vendida o alquilada, esa era el poder, el pueblo no contaba. Las decisiones se tomaban arriba, en la cúpula, por eso ahora las cosas son distintas”.

Pidió no adelantar el asunto y esperar que la fiscalía general de la República decida.

Por lo demás, indicó, todo mundo tiene derecho de ir a la OEA, a la ONU, a cualquier organismo internacional.

“¡Qué bien que está este tema como debate! y lo más importante es que se pueda detener la compra del voto, el tráfico con la pobreza de la gente, la entrega de despensas y que ayude todo el pueblo a denunciar y que también el día de la elección no sólo vayan a votar sino que se queden ahí cerca cuidando hasta que se tenga el acta y cuidar que no se vaya la luz, cuidar que no vayan a asaltar las casillas, todo lo que hacen los mapaches electorales, todo lo que ha significado la antidemocracia en México, pero va a depender de la gente, no de un consejero o del INE”, advirtió.

Si dependiéramos de ellos pues ya estuviéramos vencidos, afortunadamente es el pueblo, es el que va a decidir.