16 de Mayo de 2021

Opinión
Antonio Gershenson

Conocemos la política de las empresas capitalistas que controlan los mercados de todo tipo de mercancías elaboradas con los recursos naturales de las naciones que venden su producción sin posibilidad de desarrollar una industria de transformación propia. A partir de la posibilidad de incrementar la fabricación de automotores con batería de litio, el estado de Sonora empezó a llamar la atención de aquellos países que demandan mayores cantidades de este mineral para aumentar su producción automotriz.

Desde hace alrededor de 10 años las empresas que se han dedicado a la búsqueda y utilización del litio ya se habían fijado en el yacimiento más grande del norte del país. Y fue en este sitio de la República donde aumentaron las expectativas de extracción.

Seguramente, no sólo Ganfeng, el mayor productor mundial de ese mineral, Bacanora LithiumPlc y otras empresas similares han puesto en la mira a Sonora, ya que como se ha indicado en este espacio y en otros especializados en minería, tiene uno de los yacimientos más grandes del mundo y en caso de comprobarse, sería catalogado como el más grande en la actualidad.

Una ley que debe decretarse y aplicarse en beneficio de la población, siempre en favor de la gente, y no buscando el lucro, es que en la medida en que se detecte un yacimiento, se compruebe el acceso viable, se extraiga y se comercialice un mineral, éste no debe utilizarse como arma comercial o para coerción a otras naciones.

El interés por el acercamiento a tierras latinoamericanas quedó más claro en las conclusiones de la XIII Cumbre China-LAC (América Latina y el Caribe) que se llevó a cabo en octubre de 2019 en el Centro de Convenciones Atlapa, en la ciudad de Panamá. En esta reunión se tomó como base la Iniciativa de la Franja y la Ruta, proyecto que gestionaría las alianzas entre las empresas chinas y las de América.

Se anteponen las medidas económicas que den ventajas a los países de nuestro continente, según la propuesta de la iniciativa arriba citada. Se anteponen, también, aquellas acciones que echen a andar oportunidades reales y la forma de llevarlas a cabo con las ventajas más productivas posible para todas las naciones. Esta es el propósito principal: generar ventajas para todos los integrantes de este proyecto.

Una de estas oportunidades es la explotación de recursos naturales, como los de la minería, por ejemplo, con el apoyo de una logística e infraestructura más actualizadas.

El método para llevar a cabo el acercamiento China-América Latina y el Caribe, es a través de alianzas. La oportunidad para China consiste en apoyar el desarrollo, no sólo industrial, sino también el educativo de las naciones que queden inscritas en la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Las empresas chinas tienen claro que sin el valor agregado el apoyo sería desventajoso para los países América. Por esta razón los inversionistas buscan invertir en infraestructura y desarrollo industrial para que los costos en logística sean bajos y permitan de esta forma mayores ganancias.

Los dueños de Bacanora Lithium han declarado que Ganfeng, siendo el mayor industrializador mundial de litio, apoya la Iniciativa de la Franja y la Ruta, por lo que se considera un proyecto viable y honesto. Bacanora Lithium, especialmente, tiene la concesión de un gran yacimiento de litio en Sonora. Sin embargo, no contamos con una información amplia sobre la fase de construcción de su proyecto. Por su parte, la Ganfeng aumentó su inversión en su empresa Sonora LithiumLtd (SLL) y pasó de 22.5 a 50 por ciento. Este incremento lo realizó el pasado 26 de febrero.

Las ganancias de la explotación del litio tendrán que satisfacer necesidades vitales para las naciones dueñas de ese recurso. En el caso de Argentina, Chile y Bolivia, que cuentan con el mayor yacimiento de América del Sur y uno de los más importantes del mundo, se ha convertido en un territorio codiciado por aquellos países industrializados que quieren dominar en la fabricación de productos con base en este preciado mineral.

El golpe de Estado reciente al gobierno del presidente Evo Morales en Bolivia, demuestra hasta qué grado el mineral toma relevancia para la economía de los países más desarrollados. “La nación que controle la oferta de baterías de litio en el mundo controlará el cambio de matriz energética y la nueva industria automotriz.”

El beneficio tiene que predominar sobre el perjuicio en cuanto a la extracción del litio. Sonora está en la mira por el hecho de contar con el mayor yacimiento del mineral en el mundo. El proyecto para nacionalizarlo debe ser la mejor protección para que no se dé una explotación irracional y depredadora como sucedió con el petróleo en tiempos del neoliberalismo.

Con las posibilidades de que China apoye invirtiendo en infraestructura para generar valor agregado sobre el litio mexicano, aumentan las expectativas para que, si las condiciones lo permiten en un momento dado, las empresas chinas, conjuntamente con la empresa nacional estatal, podrían invertir en la construcción de una planta de automóviles eléctricos hechos en México.

Sonora está en la mira, pero en este caso, esperamos, será para el desarrollo de la industria nacional.

Twitter: @AntonioGershenson

antonio.gershenson@gmail.com