Baja California | 22 de Octubre de 2020

Padres de familia exigen medicamentos contra el cáncer al secretario de Salud en el estado Alonso Pérez Rico, quien salió en lugar del gobernador Jaime Bonilla Valdez. Foto Omar Martínez

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez
Tijuana, 22 de octubre.- Alrededor de 20 padres de familia protestaron en las oficinas del centro de gobierno en Tijuana exigiendo al gobernador Jaime Bonilla Valdez medicamentos oncológicos para sus hijos; aseguran que un día se les da y a los quince días que necesitan otra vez el tratamiento ya no hay. El mandatario estatal no salió de las oficinas de recaudación de rentas para atender a los inconformes.

Las protestas iniciaron a las 10 de la mañana en el Hospital General de Tijuana, luego no haber medicamento para algunos niños que recibirían sus quimioterapias; los padres decidieron marchar hacia las oficinas del centro de gobierno donde se encontraba en reunión con miembros de su gabinete Jaime Bonilla Valdez.

En la explanada al interior del inmueble gritaban para que saliera Bonilla Valdez con la esperanza de exponer su problemática, sin embargo, el mandatario estatal se atrincheró en las oficinas y no salió para atender a los padres de familia.

Los inconformes que protestaron aseguran estar desesperados, pues por la falta de medicamento en ocasiones no pueden recibir el tratamiento completo.

El señor Gabino pide una explicación por parte de las autoridades, ya que asegura que gasta mil 200 pesos cada que lleva a su hijo de cuatro años a recibir tratamiento oncológico al Hospital General de Tijuana, sin embargo, en ocasiones son vueltas en vano porque no se les brindan medicamentos; viene desde una ranchería en un poblado de La Rumorosa.

“Nosotros venimos y creo que no le van a dar la medicina, le da calentura y lo tenemos que tratar con tempra”, narró desesperado el señor Gabino.  

La señora Patricia Santiago tiene un hijo de 14 años con cáncer que recayó porque no tiene un tratamiento constante y no se respeta el protocolo médico oncológico.  

“Tiene dos meses que estamos así, queremos que nos dé respuesta, y nos dice que va a llegar y nada mas no llega -el medicamento-... de hecho él recayó por esto”, contó.

Después de dos horas de espera en el centro de gobierno, los padres de familia fueron atendidos por el secretario de Salud, Alonso Pérez Rico con la esperanza que sus peticiones sean entregadas al gobernador Jaime Bonilla.