diputados federales | 20 de Enero de 2021

Inicia una nueva era que deja atrás aparentes y mediatizados desencuentros, afirma el senador y sostiene que "son más las afinaciones y coincidencias". Foto captura de pantalla

Por

Por 

Redacción

Tijuana, 20 de enero.- Con la llegada de Joe Biden a la Presidencia de Estados Unidos se inicia una nueva era para ese país y México, consideró el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado, Ricardo Monreal Ávila, y afirmó que en este contexto desde esta nación debe impulsarse "una política de cooperación y de entendimiento recíproco, la cual deja atrás los aparentes y mediatizados desencuentros que se presentan, o que se presentaron entre ambos países al final de la era Trump".

Destacó entre estos desencuentros la posición del Ejecutivo federal mexicano en torno a las elecciones presidenciales, "es decir el reclamo de no haber haberlo reconocido el mismo día de la elección; el segundo, la aprobación de modificaciones a nuestro marco jurídico interno, la Ley de Seguridad Nacional por parte del Congreso mexicano, y la tercera, la evolución y conclusión del caso en contra del General Salvador Cienfuegos Zepeda".

En un video publicado en sus redes sociales, Monreal destacó que "son más las afinaciones y las coincidencias en esta relación bilateral, por eso la agenda que habrá de surgir a partir de hoy, habrá de establecer cuando menos una serie de tópicos inevitables para ambos países y que se centran en grandes definiciones políticas".

Entre estos mencionó "la cooperación en el combate al crimen organizado -incluyendo el narcotráfico y el tráfico de armas-, el uso de energías limpias, soberanía energética, comercio, migración, tecnología de la información, combate a la pandemia, cooperación para el desarrollo, cuidado del medio ambiente y respeto a los derechos humanos".

Monreal Ávila destacó que como parte de la "nueva era" y con el demócrata Joe Biden en la presidencia del país vecino del norte debe hacerse vigente la defensa de los trabajadores de México, Canadá y Estados Unidos en el marco del acuerdo comercial T-MEC.

"El presidente Andrés Manuel López obrador enfrentó en su momento la visión apocalíptica de algunos voceros y personeros de que privaría en la relación López Obrador-Trump y que al final concluyó de manera armoniosa e incluso amistosa y de reconocimiento mutuo, la prudencia y visión de Estado del presidente López Obrador le permitieron superar cualquier diferencia, cualquier distanciamiento que afectara la armonía y la relación entre las dos naciones en perjuicio de sus habitantes", dijo.

"Debemos tener la certeza de que sin abandonar los principios de la política exterior mexicana que le han dado presencia y respeto en todo el mundo, la dignidad y el decoro de nuestra soberanía se mantendrá", dijo y advirtió que el Senado mexicano "estará a la altura de las exigencias en esta nueva relación, las cuales deberán regir por la prudencia, la reciprocidad y el respeto mutuo, que sea para bien de nuestras naciones".