Baja California | 19 de Septiembre de 2020

Tristeza, enojo y frustración que finalizó al exigirle a los reporteros que se fueran. Foto Cristian Sánchez Berrospe

Por

Por 

Cristian Sánchez Berrospe

“Llévame contigo, llévame contigo” desgarrador lamento que acompañó el lento descenso del ataúd que guarda el cuerpo del niño Yurem Abdiel, al ocupar su lugar en el sepulcro; su madre, desconsolada, se aferraba a los brazos de su esposo, quien trataba de darle consuelo a pesar de que sus lágrimas no dejaban de fluir. Mientras ella no paraba de repetir “Llévame contigo”

Un escenario de tristeza e impotencia se percibía en el sepelio del menor Yurem Abdiel, quien murió a los 6 años, a causa de una bala perdida, cuando jugaba con un papalote al interior de su casa, mientras un enfrentamiento armado entre elementos de seguridad pública municipal de Tijuana y un presunto agresor, se desarrollaba en un lote baldío, justo a un lado del hogar donde habitaba.

Los disparos que los policías descargaron de sus armas contra un agresor, identificado por la fiscalía general del estado como César N., atravesaron la barda de la casa de Yurem y una bala penetró el abdomen del infante, quien se desvaneció sin que se hubiera dado cuenta de dónde provino el proyectil  que le causó la herida mortal. 

Momentos después Yurem fue trasladado a un hospital en una patrulla de seguridad pública municipal, donde horas más tarde falleció a causa de una hemorragia masiva en el abdomen.

Los hechos ocurrieron a las 8:46 de mañana, del 16 de septiembre de 2020, en la calle Maya, de la colonia Mariano Matamoros, donde Yurem Abdie de 6 años, vivía con sus padres. De acuerdo con informe de la fiscalía general del estado, recibieron el reporte de un sospechoso que portaba una pistola en mano, mientras caminaba por el bulevar Francisco Blake Mora, y al percatarse de la presencia de las patrulla corrió, los oficiales al ver al individuo huír bajaron de las unidades y comenzaron una persecución.

El fiscal del estado, Hiram Sánchez, expresó que de acuerdo con el informe homologado de los policías, el sujeto armado disparó en contra de los oficiales, quienes contestaron a la agresión con varias detonaciones, que impactaron en tres ocasiones al sospechoso identificado como César N., provocando también su muerte. 

Y es justo en ese intercambio de disparos cuando una de esas balas disparadas por los elementos de seguridad pública, alcanzó a Yurem Abdiel, quien estaba jugando con un papalote, en el patio de su casa. La madre del menor al observar que su hijo se desvanece pide ayuda a los oficiales, quienes lo trasladan a un hospital, en donde horas más tarde muere.

La indignación y tristeza embarga a la familia 3 días después, cuando el sepelio de Yurem Abdiel es celebrado en el panteón Puerta del Edén, en la lejanía de la parte este de la ciudad de Tijuana, en un lugar conocido como Valle redondo, donde desde la lejanía se escuchaban los lamentos de la madre desconsolada, mientras abrazaba su esposo en compañía de su pequeño hijo, quien también sufría la pérdida de su hermano. Y así abrazados los tres, entre lágrimas y desconsuelo, mientras el féretro descendía para ser enterrado y cubierto en su totalidad, la madre de Yurem continuaba gritando:

 “Llévame a mi. Llévame a mi”.