Baja California | 19 de Septiembre de 2020

Las carencias que enfrentó Otilio Santiago son las que atraviesan cientos de migrantes que llegan a Tijuana. Foto cortesía para La Jornada Baja California

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez
Tijuana, 19 de septiembre.- El cuerpo del migrante de origen chiapaneco Otilio Santiago, quien falleció en su intento por cruzar hacia Estados Unidos el pasado domingo 13 de septiembre, no ha podido ser recuperado, denunciaron familiares.  

José Morales, primo de Otilio, dice que los pocos familiares que tenía en Tijuana no cuentan con los recursos económicos de 60 mil pesos necesarios para los gastos funerarios como el traslado del cuerpo a su natal Chiapas y darle una sepultura.

Teme que no logren reunir la cantidad económica y el cuerpo de Otilio se vaya a la fosa común, como muchos otros migrantes.

“Ahorita el cuerpo todavía está en el Semefo y les dieron 15 días, ahora sí para que ellos hicieran todos los trámites y papeleo y todo eso y no se fuera a una fosa común, les están cobrando más o menos la funeraria como 60 mil pesos, lo que es el traslado de Tijuana hasta Chiapas”, mencionó José.

El primo de Otilio aseguró que no tuvo para pagar a un ‘pollero’ y en su desesperación por no tener trabajo y dinero, intentó brincar el muro fronterizo por la garita comercial de la Mesa de Otay, sin embargo, cayó de una altura de cinco metros por lo que murió al instante tras el fuerte golpe en el cráneo; su cuerpo quedó tendido del lado de mexicano, a un costado de la fila del cruce de carga de camiones.

Otilio llegó de su natal Chiapas a Tijuana el pasado 20 de agosto, quería cruzar en busca del sueño americano, donde se reuniría con primos y tíos, quienes desde hace varios años cruzaron el muro para trabajar en Estados Unidos.

“En ningún momento él me dijo que tenía intenciones de cruzar para allá -a Estados Unidos-, pero yo creo que al ver la situación aquí ahora sí que se desesperó y pues se le hizo más fácil cruzar, ahora sí para darle un mejor futuro a su familia, pero lamentablemente le pasó eso”, dijo consternado el familiar.

Otilio Santiago dejó a su esposa y dos hijos en Chiapas, quienes no cuentan con recursos económicos para trasladarse a Tijuana para recuperar el cuerpo de Otilio Santiago.

Las carencias que enfrentó Otilio Santiago son las que atraviesan cientos de migrantes que llegan a Tijuana, quienes huyen de sus lugares de origen por la pobreza, pero enfrentan una cruda realidad, los altos costos para pagar a un coyote para cruzar de manera ilegal a Estados Unidos.

Para ayudar a la familia de Otilio se puede comunicar al siguiente número: (664) 679 0541.