cultura | 19 de Enero de 2021

Álvaro Díaz es profesor de tiempo completo de la Facultad de Artes de la UABC. Foto cortesía Cecut

Por

Por 

Redacción
Tijuana, 19 de enero.- La videocharla ‘El martillo de Gustav Mahler’ será impartida por el profesor de historia de la música en la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Álvaro Díaz, el próximo 21 de enero a través de la cuenta de Facebook del Centro Cultural Tijuana (Cecut) a partir de las 7 de la tarde.

En su charla, el doctor Díaz se referirá al tema del martillo y sus usos en obras sinfónicas o, enunciado de otra manera, cómo un martillo puede ser utilizado en la música de concierto. Aunque pueda resultar extraña la presencia de esta herramienta más propia de otros ámbitos que de la creación artística, se trata en realidad de un elemento más de la instrumentación orquestal.

Y para ilustrar el punto, el conferenciante hará referencia a la Sexta Sinfonía en La menor de Gustav Mahler, llamada la Trágica, en la que se detecta, en efecto, la presencia estruendosa del martillo.

“No solo Thor [el superhéroe] utiliza un martillo, que es un instrumento de percusión”, sostiene el docente al hablar sobre un pequeño mazo llamado toaca, que se usaba en los monasterios ortodoxos para llamar a los monjes a oración o en el inicio de una procesión.  

También llamado semantron, bilo o klepalo, se trata de un instrumento de percusión idiófono, es decir, que produce sonidos por vibración de su propio cuerpo, y “consiste en una viga larga y plana, que es tocada con unos mazos, o también en una lámina metálica”.
 
Para mostrar la utilización del klepalo, el ponente reproduce la interpretación de un arreglo para coro del “Padre nuestro” (Tatal nostru), oración tradicional en los monasterios cristianos ortodoxos, en versión de Anton Pann.
 
Pero donde el martillo como instrumento musical suena de modo muy peculiar es en la Sinfonía número 6 de La menor de Mahler; escrita entre 1903 y 1904, y revisada para su versión definitiva en 1906; esta pieza llamada Sinfonía Trágica “es una especie de autobiografía que ofrece una representación bastante pesimista de la lucha desesperada del hombre con su destino, quizás con la muerte misma”, conjetura Álvaro Díaz.

Según refiere, los golpes de martillo que se oyen en el movimiento final de la obra representaban una señal de tragedia para el compositor austriaco que en esa etapa de su vida afrontaba momentos difíciles: la muerte de su hija María, su salida de la Ópera de Viena y el diagnóstico de un mal cardiaco que a la postre le conduciría a la muerte.

A la par de su plática, el conferenciante presenta una recopilación de las mejores interpretaciones de la obra de Mahler, en las que se ilustra la forma en que el martillo pasa a convertirse en un instrumento sinfónico, lo que en ocasiones da lugar a episodios de comicidad involuntaria.